Thursday, July 06, 2017

Progressive Renaissance in Central America


JUBILEE YEAR for the CENTENNIAL of BLESSED ROMERO, 2016 — 2017

EL FARO photo.

#BlessedRomero #Beatification
The return of the newly promoted Salvadoran Cardinal Gregorio Rosa Chavez to his native country on July 4, 2017 was accorded the welcome normally given to a war hero or champion of sport. Awaiting him at the Archbishop Romero Airport was the country’s episcopal conference and the President of the Republic. Along the road from the airport to the capital were groups of admirers; Rosa Chavez stopped his caravan to greet them, in one case, from the back of a pickup truck. The cardinal even became a “trending topic” on Twitter for his sensational return.
While Rosa Chavez’s appointment to the College of Cardinals implies “a personal element” (in the neo-cardinal’s words)—a reflection of his personal merits—his nomination is also a reflection of the continental rise of the progressive trend in the church, of which the new cardinal is an icon. That movement is partly a vindication, as we analyzed in an earlier post, not only of Rosa Chavez, but also of figures such as his mentor, Blessed Oscar Romero, the martyr bishop of the Americas. Rosa Chavez’s insistence that the honor belongs to Romero has been constant. In his first formal stop after his return, Rosa Chavez visited Romero’s Tomb in the Cathedral Crypt where he intoned an emotional tribute to his patron: “Archbishop Romero, before I was born you were here ... We come here joyfully, because you are the Cardinal of this country. We ask you to help me be a good Cardinal, Archbishop Romero, we need you.”

Yes—Archbishop Romero’s name has been restored in this process (which includes his beatification in May 2015), and Gregorio Rosa Chavez’s as well. But in reviewing the balance of cardinals in the region, it is easy to recognize a strong revitalizing impulse at the hand of the current pontiff which extends beyond these men. Four countries of the isthmus now have a cardinal; three of them have been appointed by Pope Francis (Rosa Chavez in El Salvador, Leopoldo Brenes in Nicaragua, and Jose Luis Lacunza in Panama). The fourth, Oscar Rodriguez Maradiaga, was named by St. John Paul II, but is the great architect of the progressive swing in the region under the current pontiff. In fact, Rodriguez Maradiaga, the president of the Council of Cardinals that advises the Pope, is a great friend of Rosa Chavez and has undoubtedly had a hand in his nomination. The natural deterrent to progressive power in the region is the weight of Mexican cardinals, who tend to be more conservative (especially their primate in the Aztec capital, Norberto Rivera Carrera).
This new movement favoring the liberal trend tracks the paradigm followed by the Continental Church. Although the Latin American bishops’ conference in Medellin Colombia in 1968 emphasized the spirit of reform, the next meeting in Puebla, Mexico (1979), led by John Paul, had an impulse of moderation. The next meeting in Santo Domingo (1992) had more to do with the Roman Curia than with the analysis of the Latin American reality found in the first two meetings. The analytical engagement with the problems of contemporary society, characteristic of CELAM in its original meetings, had to await for the conference in Aparecida, Brazil (2007), whose final document was drafted by Cardinal Jorge Mario Bergoglio—now, Pope Francis .
The restoration can also be traced through the history of the Church in San Salvador. During the 20th century, the archdiocese saw over fifty years of a progressive pastoral ministry under three successive archbishops (Luis Chavez y Gonzalez, Óscar Romero, and Arturo Rivera Damas) who were influenced by the currents of the Second Vatican Council and Medellin (which birthed the phrase "preferential option for the poor"). Following a 12-year Civil War that began in 1980, the Church returned to a more traditional line under the watch of the conservative Archbishop Fernando Saenz Lacalle, a former military chaplain and member of Opus Dei.
Pope John Paul II’s visits to the region (including El Salvador) in 1983 and 1996 were considered as attempts to moderate the inclination towards the left in the local church. The Polish Pope is famously remembered for admonishing Sandinista sympathizers “¡Silencio!” in Managua, and for publicly scolding Fr. Ernesto Cardenal for joining the Marxist government, waving his finger in front of his face while greeting him on the airport runway. However, the Polish pontiff also created Oscar Rodriguez Maradiaga as a cardinal in Honduras, and made Gregorio Rosa Chavez the youngest bishop in the continent in 1982 (he was 39 then). As such, Pope Wojtyla planted the seeds of the restoration that has followed the conservative interlude in the region.
The absence of a cardinal in the Salvadoran Church had become quite notable—so much so that former President Tony Saca openly asked Pope Benedict XVI during a visit to the Vatican in 2005 to grant the title to Archbishop Saenz. In Romero's time, the cardinal void in the Latin American continent was such that the title of monsignor (“monseñor”) received by Romero in 1967 came to acquire large cache—becoming practically a proper name for Romero, who is still so affectionately called among the faithful. Finally, the Italian cardinal Carlo Maria Martini, the Jesuit lion of Milan, went so far as to say that Romero was his favorite cardinal because the red of his martyrial blood had made him a de facto cardinal.
Rosa Chavez bishop (1982) and cardinal (2017); with Blessed Romero, Saint Teresa and Saint John Paul.
Cardinal Gregorio Rosa Chavez is a veteran of all these pitched battles inside and outside the Church. In spite of wanting to attribute his appointment to the merits of Romero, he recognizes that “there is a personal element” in his nomination. The cardinal recalls that “I have been a bishop for thirty-five years, a long road the Pope knows well.” Like the other Bergoglian neo-cardinals of the region, Rosa Chavez is not a young man (74 years old; the Panamanian Lacunza is 73; and the Mexican Suárez Inda is 78). All this is characteristic of a papal strategy that seeks vindication, and not necessarily permanence.
This strategy is also detectable in the words that the Pope said to Rosa Chavez in the intimacy of the moment that he shared with him while placing the biretta on his new cardinal: “Coraggio! Avanti!” (“Courage” and “onward”).


Renacimiento Progresista en Centroamérica


AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017:

Foto EL FARO.

#BeatoRomero #Beatificación
El regreso del recién ascendido cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez a su país natal el 4 de julio de 2017 fue atendido con la bienvenida que normalmente se le da a un héroe de guerra o del deporte.  A la espera en el Aeropuerto Mons. Romero estaba la conferencia episcopal del país y el Presidente de la República.  Por toda la carretera que del aeropuerto lleva hacia la capital se encontraban congregaciones de admiradores; la caravana de Rosa Chávez se detuvo a saludarlos, en un caso, desde la parte trasera de un camión ‘pickup’.  El purpurado hasta se volvió “trending topic” en Twitter por su entrada sensacional.
Si bien el nombramiento de Rosa Chávez al colegio cardenalicio conlleva “un elemento personal” (en las palabras del neocardenal)—un reflejo de sus propios méritos—su nominación es también un reflejo del ascenso continental de la tendencia progresista en la iglesia de cual el nuevo purpurado es un ícono.  Ese movimiento es en parte una reivindicación, como analizábamos en una nota anterior, no solo de Rosa Chávez, sino también de personajes como su mentor, el Beato Óscar Romero, el obispo mártir del continente.  Asidua ha estado la insistencia de Rosa Chávez en que el honor le pertenece a Romero.  En su primera parada formal tras su ingreso, Rosa Chávez visitó la Tumba de Romero en la Cripta de Catedral donde dedicó emotivas palabras a su patrono: “Mons. Romero antes de haber nacido estabas aquí... Estamos aquí gozosos, porque tú eres el Cardenal de este país. Pedirte que me ayudes a ser un buen Cardenal, Mons. Romero te necesitamos”.

Sí—Mons. Romero ha sido restaurado en este trámite (que incluye su beatificación en mayo del 2015), y Gregorio Rosa Chávez también.  Pero al revisar el balance cardenalicio de la región, es fácil reconocer un fuerte impulso renovador a mano del actual pontífice que abarca más allá de estos dos hombres.  Cuatro países del istmo ahora tienen cardenal; tres de ellos han sido nombrados por el Papa Francisco (Rosa Chávez en El Salvador, Leopoldo Brenes en Nicaragua, y José Luis Lacunza en Panamá).  El cuarto, Óscar Rodríguez Maradiaga, fue nombrado por San Juan Pablo II, pero es el gran arquitecto del giro a favor del ala progresista en la región bajo el actual pontífice.  De hecho, Rodríguez Maradiaga, el presidente del Consejo de Cardenales que asesora al Papa, es un gran amigo de Rosa Chávez y sin duda ha tenido una incidencia en su nominación.  El freno natural a la potencia progresista en la región es el peso de los purpurados mexicanos, que tienden a ser más conservadores (especialmente, su primado en la capital azteca, Norberto Rivera Carrera).
Este nuevo flujo hacia el sentido liberador sigue el esquema trazado en la Iglesia continental.  Si bien la conferencia de los obispos latinoamericanos en Medellín Colombia en 1968 resaltó el espíritu reformador, la siguiente reunión en Puebla, México (1979), guiada por Juan Pablo, tuvo un impulso de moderación.  El próximo encuentro, en Santo Domingo (1992), contó más con la incidencia de la Curia Romana, que con el análisis de la realidad latinoamericana encontrado en los primeros dos encuentros.  Ese engranaje analítico con los problemas de la sociedad actual, propios de CELAM en sus reuniones originales, tuvo que esperar a la conferencia celebrada en Aparecida, Brazil (2007), donde la redacción del documento final estuvo a cargo del Cardenal Jorge Mario Bergoglio—el ahora Papa Francisco.
El movimiento restaurador también se puede trazar a través de la historia de la Iglesia en San Salvador.  Durante el siglo XX, la arquidiócesis vio cincuenta años de pastoral progresista bajo tres arzobispos sucesivos (Luis Chávez y González, Óscar Romero, y Arturo Rivera Damas), que comulgaban con las corrientes del Concilio Vaticano II y Medellín (que vio nacer la frase “opción preferencial por los pobres”).  Después de una guerra civil de 12 años que comenzó en 1980, la Iglesia volvió a tener una línea más tradicional bajo la mira del arzobispo conservador Fernando Sáenz Lacalle, un ex capellán militar y miembro del Opus Dei.
Las visitas del Papa Juan Pablo II a la región (incluyendo El Salvador) en 1983 y 1996 fueron consideradas como intentos de moderar la inclinación hacia la izquierda en la iglesia local. El Papa polaco es célebremente recordado por amonestar “¡Silencio!” a simpatizantes sandinistas en Managua, y por regañar públicamente al p. Ernesto Cardenal, agitando su dedo frente a su cara al saludarlo en la pista del aeropuerto, por integrarse al gobierno marxista. Sin embargo, el pontífice polaco también creó a Oscar Rodríguez Maradiaga como cardenal en Honduras, y convirtió a Gregorio Rosa Chávez en el obispo más joven del continente en 1982 (tenía entonces 39 años). En efecto, el Papa Wojtyla plantó las semillas de la restauración que ha venido después de un interludio conservador en la region.
La falta de un cardenal en la Iglesia Salvadoreña se había vuelto palpable—tanto así que el ex Presidente Tony Saca pidió abiertamente al Papa Benedicto XVI durante una visita al Vaticano otorgar el título a Mons. Sáenz en el 2005.  En tiempos de Romero, el vacío cardenalicio en el continente latinoamericano era tal que el título de “monseñor” recibido por Romero en 1967 llegó a cobrar mayor trascendencia—se volvió prácticamente el nombre propio de Romero, y sigue siendo así llamado con cariño entre los feligreses.  Finalmente, el purpurado italiano Carlo Maria Martini, el gran león jesuita de Milano, llegó a decir que Romero era su cardenal favorito ya que el rojo de su sangre martirial lo hacía como un cardenal “de facto”.
Rosa Chávez obispo (1982) y cardenal (2017); con el Beato Romero, Santa Teresa y San Juan Pablo.
El Cardenal Gregorio Rosa Chávez es un veterano de todas estas batallas campales adentro y afuera de la Iglesia.  A pesar de querer atribuir su nombramiento a los méritos de Romero, reconoce que “hay un elemento personal” en su nominación.  El purpurado recuerda de que “tengo treinta y cinco años de ser obispo, un camino largo que el Papa conoce”.  Como los demás neocardenales bergoglianos de la región, Rosa Chávez no es un joven (tiene 74 años; el panameño Lacunza, 73; y el mexicano Suárez Inda, 78).  Todo esto es una característica de una estrategia papal que busca la reivindicación, y no necesariamente la permanencia.
También se detecta esta estrategia en las palabras que dijo el Papa a Rosa Chávez en la intimidad del momento que compartió con él al colocarle la birreta cardenalicia: “Coraggio! Avanti!” (“ánimo” y “adelante”).


Wednesday, June 28, 2017

The cardinalature of Oscar Romero


JUBILEE YEAR for the CENTENNIAL of BLESSED ROMERO, 2016 — 2017


As seen from El Salvador.

#BlessedRomero #Beatification
The first time I met Bishop Gregorio Rosa Chavez several years ago, he gave me a book called “Day by Day with Archbishop Romero” and he highlighted a quote in it from the Salvadoran martyr in which he says, “The Word remains. This is the great consolation of one who preaches. My voice will disappear, but my word—which is Christ—will remain in the hearts of those who have wanted to receive it.” (12/17/78). Therefore I was not surprised to see that this is the quote Rosa Chavez chose to print on the souvenir cards issued for his inauguration as a cardinal.

Along with the Romero quote, the keepsake cards also bear the shield designed for the first Salvadoran cardinal. Contemplating these elements makes me reflect about the unprecedented appointment of Rosa Chavez as a cardinal, and offer these three insights: (1) how the appointment of Rosa Chavez is really a hat-tip to a cause; (2) the differences between Rosa Chavez and Archbishop Romero; and (3) how the cardinalate of Rosa Chavez might bring him closer to his patron saint.
The coat of arms of Rosa Chavez contains several elements of interest. The design consists of four panels with symbols of his ministry. The first panel is a star that represents the Virgin Mary, which is practically identical to the star in the shield of Pope Francis that carries the same meaning. The second panel contains a palm frond, which represents the martyrs of the Salvadoran Church, almost all whom were personally known to the prelate. The third panel shows a sprig of rosemary, an obvious symbol of Oscar Romero (“romero” means rosemary), which also appeared on the shield of the Fourth Archbishop of San Salvador. Finally, the fourth panel presents two hands that extend towards each other, which symbolizes the “preferential option for the poor” of Latin American ecclesiology embodied by Romero and other martyrs.
In effect, it is striking to see how Rosa Chavez’ shield seems to signal to us that this cardinalate appointment is for Romero (as Rosa Chavez himself has said), for the martyrs, for the Salvadoran Church. There is not a single sign that represents Gregorio Rosa Chavez: not his family arms, not the mountains of his native Morazan, nor the flag of his city is shown. Through his shield we see how Rosa Chavez empties himself, totally takes himself out of the picture, to yield to others that he considers to be the ones deserving the honor. This seems quite unusual. It is not normally seen in the appointments of other cardinals that the honorific is granted not to a man but to a disembodied cause. Not even in the cases where a follower of a larger figure in the Church has been elevated—as when Lois Capovilla, the secretary of St. John XXIII, or Stanisław Dziwisz, the secretary of St. John Paul II were named—did we see such total deference on the part of the honoree for his guarantor.
The second aspect to reflect upon is something that has not been developed in the comments that have accompanied the appointment of Rosa Chavez, which often emphasize the definition of the new cardinal as a follower of Romero; as his friend; as one inspired by him; as obviously very devoted to him and therefore it is presumed that there is a unity of identity between the two. In reality, we must admit that they are not the same person. There are differences between them. To honor the person of Rosa Chavez we must admit that he is not Romero, and we should not expect him to become Romero come Wednesday. So, what then are the differences between Blessed Romero and Cardinal Rosa? In the first place, Romero is unique: the product of his time, his environment, his personal trajectory, the historic hour he had to live and above all his glorious martyrdom. Rosa Chavez is actually more progressive than Romero, but he never made the same splash in Salvadoran society because of all of the aforementioned and because Rosa Chavez never had a bully pulpit like being Archbishop of San Salvador.
At this consistory, Rosa Chavez will be the belle of the ball. This is due to several factors, including the unusual circumstances of his appointment, such as his being the first auxiliary bishop to be appointed cardinal. It also helps to be inducted in an unusually small group—it means that each new cardinal will receive a lot of individual attention from the media, and we have already seen the dozens of interviews, the national and international press features, and constant attention in social media. It is possible to imagine that the cardinalate may become the bully pulpit that Rosa Chavez never previously had and which could now help to catapult him to a stature that approaches more closely that of his storied mentor.
They say that the famous medieval seer Nostradamus once met a group of young monks and knelt before one of them, calling him “Your Holiness.” The story asserts that the same youth decades later was elected Pope Sixtus V. When I first met Rosa Chavez years ago at his St. Francis parish in San Salvador, I bowed and kissed his episcopal ring as a gesture of reverence for all that he represented, especially his unrequited loyalty and his solidarity with the church of the poor. I never thought I was identifying a future “papabile.” However, if it turns out that my gesture was prophetic, let it be known that the pope I have predicted would be called “Oscar I”.

Blogger and future cardinal, 2008.

El cardenalado de Mons. Romero


AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017:

Así lo ven en El Salvador.
#BeatoRomero #Beatificación
La primera vez que conocí a Mons. Gregorio Rosa Chávez hace varios años, me obsequió un libro llamado “Día a Día con Mons. Romero” y me subrayo una frase del mártir salvadoreño que dice, “La palabra queda.  Y éste es el gran consuelo del que predica.  Mi voz desaparecerá, pero mi palabra que es Cristo quedará en los corazones que lo hayan querido acoger” (17.12.78).  Por eso no me sorprende para nada ver que esa es la frase que Rosa Chávez escogió para imprimir en sus estampitas de recuerdo de la ceremonia de investidura como cardenal. 

A la par de la frase romeriana en las estampitas de recuerdo se aprecia el escudo diseñado para el primer cardenal salvadoreño.  Contemplar estos elementos me hace reflexionar sobre el hecho inédito que es el nombramiento cardenalicio de Rosa Chávez, y ofrezco tres profundizaciones: (1) cómo el nombramiento de Rosa Chávez es realmente una concesión a una causa; (2) las diferencias entre Rosa Chávez y Mons. Romero; y (3) cómo el cardenalado de Rosa Chávez puede aproximarlo aún más a su santo patron.
El escudo de Rosa Chávez contiene varios elementos que llaman la atención.  El diseño consiste de cuatro paneles con símbolos de su ministerio.  El primer panel es una estrella que representa la Virgen María, y es prácticamente igual a la estrella que figura en el escudo del Papa Francisco y que lleva el mismo significado.  El segundo panel lleva una palma, que representa los mártires de la Iglesia Salvadoreña, casi todos conocidos por el prelado.  El tercer panel lleva una ramita de romero, símbolo obvio de Óscar Romero, que también figuraba en el escudo episcopal del IV Arzobispo de San Salvador.  Finalmente, el cuarto panel presenta dos manos que se extienden una hacia la otra, que significa la “opción preferencial por los pobres” de la eclesiología latinoamericana encarnada por Romero y los mártires.
En fin, es impresionante ver como este estandarte de Rosa Chávez parece advertirnos que este nombramiento cardenalicio es para Romero (así lo ha dicho el mismo Rosa Chávez), es para los mártires, es para la Iglesia Salvadoreña.  No se ve un solo símbolo en representación de Gregorio Rosa: ni su escudo familiar, ni las montañas de su natal Morazán, ni la bandera de su ciudad.  A través de su escudo vemos como Rosa Chávez se vacía de si mismo, se hace totalmente a un lado, para ceder el paso a otros que considera los verdaderos merecedores de su nombramiento.  Esto me parece bastante inusual.  No se ve normalmente en los nombramientos de otros cardenales que se otorgue el honorifico no a un hombre sino que a toda una causa.  Ni en los casos en los que un seguidor de uno más grande en la Iglesia ha sido elevado—como cuando Lois Capovilla el secretario de San Juan XXIII, o Stanisław Dziwisz, el secretario de San Juan Pablo II fueron nombrados—se vio tal sumisión por parte del homenajeado por su fiador.
El segundo aspecto para reflexionar es algo que no se ha desarrollado en los comentarios que se han hecho sobre el nombramiento de Rosa Chávez, que suele enfatizar la definición del nuevo cardenal como seguidor de Romero, amigo de él, inspirado por él, evidentemente muy devoto de él, y por ende se presume que existe una unidad de identidad entre los dos.  Sin embargo, en realidad, hay que admitir que no son la misma persona.  Hay diferencias entre los dos.  Para honrar la persona de Rosa Chávez tenemos que admitir que él no es Romero, y no debemos esperar que se va a convertir en Romero después del miércoles.  ¿Cuáles son las diferencias entre el Beato Romero y el Cardenal Rosa?  En primer lugar, Romero es único: producto de su tiempo, su entorno, su trayectoria personal, la hora histórica que le toco vivir y sobre todo su glorioso martirio.  Rosa Chávez es en realidad más progresista que Romero, pero jamás logró el mismo impacto sobre la sociedad salvadoreña que tuvo Romero por todo lo antes mencionado y porque Rosa Chávez no ha tenido un púlpito imponente, como el Arzobispado de San Salvador.
En este consistorio, Rosa Chávez será el centro de la atención. Esto se debe a varios factores, incluyendo las circunstancias inusuales de su nombramiento, como el hecho de ser el primer obispo auxiliar en ser nombrado cardenal.  También ayuda el hecho de ser inducido entre un grupo inusualmente pequeño—significa que cada nuevo cardenal recibirá bastante atención por parte de los medios, y ya hemos visto las decenas de entrevistas, las notas en la prensa nacional e internacional, y constante atención en las redes sociales.  Es posible imaginar que el cardenalado se convierta en el púlpito imponente que Rosa Chávez jamás tuvo anteriormente y que podría ahora ayudarle a catapultarse a una estatura que se aproxime de manera más cercana a su leyendario mentor.
Dicen que el famoso vidente de la Edad Media Nostradamus se encontró una vez con un grupo de monjes jóvenes y se arrodillo ante uno de ellos, llamándolo “Su Santidad”.  Asegura el relato que ese mismo muchacho fue elegido décadas después como el Papa Sixto V.  Cuando yo conocí por primera vez a Rosa Chávez años atrás en su parroquia de San Francisco en San Salvador, me incliné y le besé el anillo episcopal como un gesto de reverencia por todo lo que representaba, especialmente su lealtad sin recompensa y su solidaridad con la iglesia de los pobres.  Jamás pensé que estaba señalando a un futuro “papable”.  Sin embargo, si resulta que mi gesto ha sido profético, que conste que el papa que ha predicho se llamaría “Oscar I”.
Bloguero y future cardinal, 2008.

Monday, May 22, 2017

“I dedicate this appointment to Archbishop Romero”


JUBILEE YEAR for the CENTENNIAL of BLESSED ROMERO, 2016 — 2017

The cardinal designate visits the tomb of Blessed Romero after his appointment was announced.
Inset: with the martyr in life.


#BlessedRomero #Beatification

Roque Dalton, the most renowned Salvadoran poet in the modern history of his country, has a poem called “The Aggrieved One’s Turn,” which celebrates the eventual vindication of someone who has been grossly overlooked for a long time: “You have despised my love/You have laughed at its small blushing gift / without bothering to understand the labyrinths / of my tenderness.” For me, nothing explains the appointment of Mgr. Gregorio Rosa Chavez as a cardinal than Pope Francis’ desire to correct a glaring historical error—overlooking the “disciple of Archbishop Romero” for an appointment to archbishop and the resulting isolation that Rosa Chavez has suffered in Salvadoran society because of the impression that the church itself did not appreciate him.

Make no mistake: Rosa Chavez deserves the honor—that is precisely why the fact that he had not received it has been such a great oversight. As everyone now knows, Rosa Chavez was chosen by Blessed Oscar Romero to be one of his closest collaborators; to wit, Rosa Chavez advised Romero in the area of communications. Then, it was no less than Pope John Paul II who made Rosa Chavez the youngest bishop in the continent. It was to Rosa Chavez that the Polish pontiff confided his considered opinion that Archbishop Romero was “a martyr.” Later, Rosa Chavez became the right hand of Archbishop Arturo Rivera Damas, Romero’s successor, in dangerous peace negotiations during the Salvadoran conflict, becoming a figure of international stature.

However, Rosa Chavez was jumped over, not just one or two, but three times in the appointments of archbishops of San Salvador. Rosa Chavez has not only been bishop for longer than the other members of the Salvadoran episcopal conference, but is also more senior in the bishopric than all the bishops emeritus of the country (he will be have been a bishop for 35 years in July). During this period, he has maintained a position of loyalty to the Church and to the archbishops whom he has been called to serve. His work in favor of the Church has included in the administration of Caritas (of which he is a national and continental leader), in his parish where he has developed novel concepts for the reintegration of gang members into society and—of course—in his indefatigable work promoting the cause and preserving the legacy of his mentor, Archbishop Romero.

Pope Francis’ attention for such historical oversights was already put in evidence when the Pontiff acknowledged the unfair treatment to which Archbishop Romero was subjected. “After he died,” the Pontiff said during an audience, “I was a young priest and I witnessed this — he was defamed, slandered, soiled ... even by his brothers in the priesthood and in the episcopate.” The pope declared himself moved by the example: “This gives me strength, God only knows.” It may be that the pope sees in the auxiliary bishop a miniature version of Romero’s martyrdom. In fact, perhaps Pope Bergoglio has a sensitivity for such cases because of his own ecclesial trajectory. It is known that after being the Jesuit provincial of his country, tensions arose within his order that sent him to an “exile” in Cordoba, in the interior of the country. It was an episode that the future pope considered a time of humility and humiliation, before he was named a bishop and “rehabilitated” within the Church.

That is why some interpretations of the Rosa Chavez appointment as a slap in the face to Archbishop Jose Luis Escobar Alas, by naming his “auxiliary” cardinal and not him, seem to me to miss the mark. To the contrary! First of all, as already stated, Rosa Chavez, a bishop since 1982, precedes Archbishop Escobar, who was appointed a bishop in 2002 (and archbishop in 2009). Secondly, in announcing Rosa Chavez, the Pontiff emphasized his status as “titular bishop” of an honorary see (Mullis). In this way, he was not disrespecting Archbishop Escobar by naming his “auxiliary,” but was taking into account his more or less equivalent status as a fullalbeit, “titular”bishop (though the title might be a mere fiction of protocol).  Finally, we must take into account Pope Francis’ concept of power. In a homily pronounced exactly four years before the appointment of Rosa Chavez, Pope Bergoglio commented, “When someone is given a higher position — in the world's eyes — we say, ‘ah, that person has been promoted to [president of this association and this man has been promoted] ... Yes, that's a lovely phrase and we in the Church should use it, yes: this person was promoted to the cross; that person was promoted to humiliation. That is true promotion. It is what makes us more like Jesus.”

According to the logic of Pope Francis, Bishop Gregorio Rosa Chavez has been promoted, but not only because of the decision announced this weekend, as his promotion implicates the entire path he has traveled to get there.

“Le dedico este nombramiento a monseñor Romero”


AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017:
 

 
El cardenal designado visita la Tumba del Beato Romero después de su nombramiento.
Recuadro: con el mártir en vida.


#BeatoRomero #Beatificación

Roque Dalton, el poeta salvadoreño más insigne de la historia moderna de su país, tiene un poema llamado “El turno del ofendido”, que celebra la eventual reivindicación de alguien que ha sido burdamente ignorado por mucho tiempo: “Habéis despreciado mi amor/os reísteis de su pequeño regalo ruboroso/sin querer entender los laberintos/de mi ternura”.  Para mí, nada explica el nombramiento de Mons. Gregorio Rosa Chávez como cardenal, que el deseo del Papa Francisco de corregir un tremendo error histórico—el haber pasado por alto al “discípulo de Mons. Romero” para un nombramiento al arzobispado y el resultante aislamiento que Rosa Chávez ha sufrido en la sociedad salvadoreña a raíz de la impresión de que la misma iglesia lo había despreciado.

No nos equivoquemos: Rosa Chávez se merece el galardón—es por eso precisamente que el hecho que no se había dado, ha sido un gran descuido.  Como ahora lo saben todos, Rosa Chávez fue elegido por el Beato Óscar Romero como uno de sus más cercanos colaboradores; de hecho, Rosa Chávez asesoró a Mons. Romero en el campo de las comunicaciones.  Después, fue el mismo papa San Juan Pablo II quien hizo de Rosa Chávez el obispo más joven del continente.  Fue a Rosa Chávez que el pontífice polaco confió su considerada opinión de que Mons. Romero era “un mártir”.  Después, Rosa Chávez se convirtió en la mano derecha de Mons. Arturo Rivera y Damas, el sucesor de Romero, en riesgosas negociaciones por la paz durante el conflicto salvadoreño, convirtiéndose en una figura de proyección internacional.

Sin embargo, Rosa Chávez fue sobre-saltado, no solo una, ni dos, sino tres veces en los nombramientos de arzobispos de San Salvador.  Rosa Chávez no solamente ha sido obispo por más tiempo que los demás integrantes de la conferencia episcopal salvadoreña, sino que también es más antiguo en el obispado que todos los obispos eméritos del país (va a tener 35 años de ser obispo este julio).  Durante este periodo, ha mantenido una postura leal a la Iglesia y a los arzobispos a quien le ha tocado servir.  Su labor a favor de la Iglesia ha incluido en la administración de Caritas (de cual es líder a nivel nacional y continental), en su parroquia donde ha desarrollado novedosos conceptos para la reintegración de los miembros de las pandillas a la sociedad, y—por supuesto—en su infatigable trabajo de promover la causa y conservar el legado de su mentor, Mons. Romero.

El cuidado del Papa Francisco por semejantes desprecios históricos, ya había quedado en evidencia desde que el pontífice reconoció el trato injusto al que fue sometido Mons. Romero.  Una vez muerto”, dijo el pontífice durante una audiencia, “yo era sacerdote joven y fui testigo de eso; fue difamado, calumniado, ensuciado … incluso por hermanos suyos en el sacerdocio y en el episcopado”.  El papa se declaró conmovido por tal ejemplo: “Eso a mí me da fuerza”.  Puede ser que el papa vea en el obispo auxiliar una versión en miniatura del martirio de Romero.  De hecho, el Papa Bergoglio talvez pueda tener una sensibilidad por tales casos debido a su propia trayectoria eclesial.  Se sabe que después de haber sido provincial jesuita de su país, surgieron tensiones entre su orden que lo llevaron a un “exilio” en Córdoba, en el interior del país.  Fue un episodio que el futuro papa consideró un tiempo de humildad y humillación, antes de ser nombrado obispo y “rehabilitado” adentro de la Iglesia.

Es por eso que algunas lecturas del nombramiento Rosa Chávez que infieren una bofetada en la cara a Mons. José Luis Escobar Alas, al nombrar a su “auxiliar” cardenal y no a él, me parecen esquivar el blanco.  ¡Todo lo contrario!  En primer lugar, según lo ya establecido, Rosa Chávez, obispo desde 1982, precede a Mons. Escobar, que fue nombrado obispo en el 2002 (arzobispo desde el 2009).  En segundo lugar, al anunciar a  Rosa Chávez, el Pontífice resaltó su calidad de “obispo titular” de una sede honorífica (Mullis).  De esta manera, no estaba faltando el respeto a Mons. Escobar al nombrar su “auxiliar”, sino que estaba tomando en cuenta en su calidad más o menos equivalente como un obispo plenoaunque “titular” (y aunque el título solo sea una ficción protocolar).  Finalmente, hay que tener en cuenta el concepto del poder que tiene el pontífice.  En una homilía pronunciada exactamente cuatro años antes del nombramiento de Rosa Chávez, el Papa Bergoglio comentaba, “Cuando a una persona se le da un cargo que según los ojos del mundo es un cargo superior, se dice: ‘¡Ah! A esta mujer la han ascendido a presidenta de esta asociación y este hombre ha sido promovido...’ Este verbo: promover: si es un verbo bello, se debe usar en la Iglesia. Sí: este ha sido promovido a la cruz, en la humillación. Esta es la verdadera promoción, la que ‘se parece más’ a Jesús”.

Según la lógica del Papa Francisco, Mons. Gregorio Rosa Chávez ha sido promovido, pero no solo por la decisión anunciada este fin de semana, sino en la trayectoria que ha recorrido para llegar a esa meta.

Monday, May 08, 2017

“Un Obispo vestido de Blanco”—El Beato Romero y Fátima


AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017:




#BeatoRomero #Beatificación
Las conmemoraciones este año de los centenarios de las apariciones de la Virgen de Fátima y del nacimiento del Beato Óscar Romero, Obispo y Mártir de El Salvador, ponen en relieve lo que ha sido un siglo de una Iglesia de Mártires.  Como explicaba el cardenal Ratzinger (después Papa Benedicto XVI), en el “tercer secreto” de Fátima, “vemos a la Iglesia de los mártires del siglo apenas transcurrido”.   Según la interpretación oficial, el mensaje de Fátima recomienda a la Iglesia oración y penitencia para afrontar retos como la I y II Guerra Mundial y la Guerra Fría.
Pero la lectura de Fátima se encarna en la vida de Mons. Romero, nacido en 1917 en medio de las apariciones marianas en Portugal ese año, y situado por las circunstancias en los grandes escenarios de esa profecía.  La Iglesia de 1917 es reconocible, pero diferente a la actual: Ni Juan Pablo II ni Benedicto XVI, ni mucho menos el Papa Francisco, habían nacido todavía.  La primera guerra mundial estaba devastando Europa. El Papa Benedicto XV había publicado un plan de siete puntos, plasmado en su exhortación apostólica «Dès le Début», para buscar la paz. Estos eran días en que el Papa era un prisionero en el Vaticano.
El Tercer Secreto revelado por la Santísima Virgen a los pastorcitos de Fátima el 13 de julio de 1917 habla de “un Obispo vestido de Blanco” que atravesará “una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino”, asesinado ante una gran cruz “por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas”.  Un mes más tarde, en la Fiesta de la Asunción de la Virgen, nacerá en un pequeño país lejano, el único en el mundo con el nombre del Divino Salvador, un niño que llegará a ser el primer obispo asesinado en el altar en más de ocho siglos.
Cuando explotó la Segunda Guerra Mundial, Óscar Romero estaría en Roma de seminarista, donde pasó seis años, varado en la Ciudad Eterna por causa del conflicto.  Europa y casi todo el mundo eran un puro incendio durante la segunda guerra mundial”, recordaría Romero años después. “El temor, la incertidumbre, las noticias de sangre sembraban ambiente de pavor”, dijo entonces.  Romero vio—de cerca—la cara de la guerra: “Las sirenas anunciaban casi todas las noches incursiones de aviones enemigos y había que correr a los sótanos; dos veces no sólo fueron anuncio, sino que los suburbios de Roma fueron acribillados por horribles bombardeos”.  Vivió también el hambre y la pobreza.
 Viajando de regreso a su patria, Romero fue detenido en un campo de concentración en Cuba.  La alimentación era muy deficiente”, dice Gaspar Romero, el hermano menor del Beato; “Óscar adelgazó muchísimo” y fue obligado a hacer “trabajos forzados”, escribe María López Vigil, “lavando inodoros, lampaceando, barriendo”.  Romero estuvo detenido en la isla por tres meses antes de poder regresar a su país.
A pesar de estos inconvenientes, Romero fue testigo de la resistencia espiritual de la Iglesia ante el afán de poder de los fuertes.  La palabra serena del Vaticano en medio de las borrascas de la política y de los grandes errores, ha hablado muy claro al que quiere oír”, reflexionó Romero después de la Segunda Guerra Mundial, ya de regreso en su país.
Romero también encarnó la realidad que vino después de la guerra mundial, que fue el conflicto perenne de la Guerra Fría, y cuando su país se convirtió en escenario principal de este conflicto global, Romero vivió aquello que el Cardenal Ratzinger describió como la profecía de Fátima: “el siglo pasado como siglo de los mártires, como siglo de los sufrimientos y de las persecuciones contra la Iglesia, como el siglo de las guerras mundiales y de muchas guerras locales que han llenado toda su segunda mitad y han hecho experimentar nuevas formas de crueldad”.
Romero en un ícono de los “Nuevos Mártires” en Roma.
A todo esto, podríamos agregar que Romero aporta otra dimensión esencial para la Iglesia que muchas veces se deja afuera del legado de Fátima: a Romero le toca vivir en carne propia el compromiso del Concilio Vaticano II, y se convierte, según Mons. Vincenzo Paglia, el postulador de su causa, en el primer mártir del Concilio.  Según Paglia, “el martirio de Monseñor Romero es el cumplimiento de una fe vivida en su plenitud; una fe que emerge con fuerza en los textos del Concilio Vaticano II”.  Para Paglia, Romero es
el primer testimonio de una Iglesia que se mezcla con la historia de un pueblo con el que vive la esperanza del Reino … entre los primeros en el mundo que trató de traducir las enseñanzas conciliares sobre la historia concreta del continente, teniendo el valor de tomar una opción preferencial por los pobres, y de dar testimonio, en una realidad marcada por profundas desigualdades, a la vía del diálogo y la paz.
Para Romero, Fátima era sinónimo de martirio, “y al encuentro de esta Iglesia peregrina dispuesta al martirio, al sufrimiento, sale María para decirnos en la visión del Apocalipsis, que ella es el signo de las almas valientes, de las almas que no traicionan su fe, de las almas que están dispuestas como las que aquí han salido a su encuentro, al martirio si fuera necesario” (Homilía sobre Fátima del 15 de mayo de 1977).  Ese martirio es causa de esperanza, predica el Beato Romero: “hermanos, yo les digo: no nos aflijamos, sintamos la alegría, el espíritu de la valentía, nuestra entrega a Dios. Cuanto menos encontremos el apoyo en las cosas de la tierra, mayor será la protección de Dios” (compárese Ratzinger: “una Iglesia sufriente, una Iglesia de mártires, se convierte en señal orientadora para la búsqueda de Dios por parte del hombre”).
El mensaje de Fátima se convierte, en el análisis final, en el mensaje de Romero.  ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!”, clama el Ángel de Fátima.  Y Romero: “Haced penitencia, convertíos, dejad los malos caminos. Qué oportuno es salir en esta hora a todos los caminos de la patria, donde encontramos tanto odio tanta calumnia, tanta venganza, tanto corazón perverso, para decirles: ‘convertíos’.”  Así predicaba Romero en 1977, y ese mismo mensaje siguió siendo su catequesis, que seguía implorando en marzo de 1980: “¡Haced penitencia, convertíos!  Hermanos, si alguna vez vale esta observación del Señor, aquí en nuestra patria, cuando la vida está en peligro por todas partes, es este momento: ¡convertíos!” (Hom. 9 marzo 1980.)
Lo demás es historia.  De esta manera, los cien años de Romero corren paralelamente con el siglo que ha vivido la Iglesia desde la revelación de Fátima.  Sin embargo, sería un error pensar que las dos cosas se refieren a un capítulo cerrado.  Al contrario, la tendencia apunta a una realidad de martirio, persecuciones y conflictos que siguen ardiendo, y un compromiso social de la Iglesia, y disponibilidad al martirio, que va profundizando.